Camboya

A través del río Mekong podremos llegar a Camboya, un país impregnado de la religión budista, que emerge de un pasado revuelto y con un futuro optimista. En Siem Reap disfrutaremos de su joya, Angkor Vat, una obra maestra construida entre los siglos IX y XIII y establecida como base del imperio kramer. Podremos optar por continuar en barco hasta Battambang y conocer la obra social que los padres jesuitas están realizando con los niños abandonados y mutilados, o continuar hasta Pnom Penh, considerada como una de las ciudades más bellas de Oriente y que, a pesar de su turbulenta historia, mantiene su encanto colonial. Siguiendo por carretera el transcurso de Takeo, Kampot y el Parque Nacional de Bokor, llegaremos hasta la desconocida Sihanoukville, donde podremos disfrutar de sus playas solitarias.

Vietnam

Un pequeño gigante que, después de años de guerra y de aislamiento, nos descubre el placer que experimenta al mostrarse accesible al viajero que busca nuevas experiencias.

Todos asociamos Vietnam con terrazas labradas de campos de arrozales y gente trabajando en ellas con sus sombreros cónicos. Búfalos y niños alrededor completan la estampa para quien sólo se queda en las estampas. Vietnam es mucho más: las miles de luces y la mágica atmósfera de Halong Bay, donde podremos navegar de isla en isla en un junco tradicional, la bruma del Mekong y la vida que transcurre en sus manglares y mercados, los grandes santuarios como My Son y Danang, templos y tradiciones ancestrales de hace cuatro mil años, el bullicio que no cesa en Saigón, la ciudad que nunca duerme… son algunas de las emocionantes visiones que nos aguardan en el Vietnam clásico antes de partir al descubrimiento de las minorías étnicas del norte, en los confines entre China y Laos.

Laos

Antiguamente llamado Lane Xang, un fascinante país tropical donde los ritos budistas cohabitan con los cultos animistas. Situado en el corazón de la Península de Indochina y aislada del mundo hasta hace poco tiempo, aparece somnolienta Luang Pragang, cubierta de templos dorados y bonzos vestidos de color azafrán. La ciudad fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995. Nos podremos deslizar por el río Mekong hasta las ruinas de Vat Phu, (siglos VI-XII) y sus cuatro mil islas, y llegaremos a Oun Moung, santuario kramer escondido en medio del bosque. Terminaremos nuestro viaje en Vientiane, con una población de 150.000 habitantes y poco más que alguna bicicleta que interfiera nuestra tranquilidad,. Una ciudad donde resulta muy fácil dejarse llevar y perderse en el tiempo.

 

PERSONALIZA TU VIAJE

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin