Níger y Malí

La Ruta de la Sal (Azalai), travesía del Teneré, Djado y Air constituyen un escenario compuesto por grabados y pinturas rupestres que quedaron impresos en la roca como muestra de un pasado mucho más húmedo que el actual.

Cada año, cientos de caravanas surcan la Ruta de la Sal, entre Agadez y Bilma, una zona exclusiva que los tuaregs consideran cuna de su cultura, con una economía bíblica de trueque que los mantiene como grandes transportistas de la sal en este duro desierto, que cuenta con escasos pozos en la ruta, uno de ellos el legendario árbol del Teneré.

Recorridos de inolvidables noches bajo las estrellas, junto al fuego y entre dunas que nos hacen saborear la  libertad y simplicidad de la vida nómada.

Fiestas como La Cure Salée y la Fiesta del Guerewold tienen lugar entre los límites del Sahara con el Sahel, donde se mueven los bororo, pueblo de la familia Peul, y los pastores nómadas que deambulan libremente sin reparar en las fronteras que les han trazado en el siglo XX. Durante el mes de septiembre, cuando termina la estación de las lluvias, festejan el nacimiento de los nuevos pastos y, en un verdadero concurso de belleza masculino, el jurado femenino elige y cata a los engalanados varones. Hombres maquillados bailan hasta el amanecer tras tomar una pócima de leche con hierbas.

 

PERSONALIZA TU VIAJE

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin