Asia

Reinos del Himalaya – Mustang ( Nepal) , Tibet, Ladakh ( India )

previous arrow
next arrow
Slider

Bután, el reino del dragón, uno de los últimos Shangri-la del Himalaya donde las tradiciones y su religión, el budismo tántrico, continúan marcando la tranquila vida de sus habitantes. Uno de los atractivos de este país es la arquitectura tradicional de sus casas y sus bellísimos balcones de madera, unidos sin clavos ni tornillos y pintados con colores naturales.

Aterrizaremos en Paro, único aeropuerto del país, rodeado por el Himalaya y emprenderemos la visita de los Dzong, auténticas fortalezas del siglo XVII distribuidas por todo el país. Son la sede administrativa de cada región y albergan un monasterio, donde estudia una de las jerarquías más altas que componen el país, los monjes y las monjas budistas. Para los aventureros, recomendamos hacer el recorrido por carretera hasta llegar a los Reinos de Sikkim y Darjeeling, en India.

Recomendamos Tíbet – Dharamsala, “La Ruta del Exilio”, un viaje completo e imprescindible para quienes quieran profundizar en la realidad del Tíbet y la invasión china, para posteriormente llegar a la morada actual del Dalai Lama y sus más de 20.000 exiliados, que siguen proclamando la paz y la independencia de su país desde Dharamsala.

La fascinación que produce recorrer los pliegues adivinando en que valle descansan, reconocer sus serenas aguas coronadas por míticas crestas blancas y adentrarnos en sus cavidades, es tan sobrecogedor como aterrizar en cualquiera de los reinos y comenzar a integrarnos con sus habitantes y su cultura.

Nepal, un paraíso para los excursionistas, combina vistas del Himalaya, templos dorados, encantadores pueblos en las colinas y observación de la vida silvestre en la selva para ofrecer uno de los mejores destinos turísticos del mundo. Con las mejores vistas al Himalaya, podremos observar templos, pueblos en las colinas y la impresionante vida silvestre en la selva.
El Himalaya nepalí es el mejor destino del planeta para los amantes de la montaña. Algunas de las rutas más emblemáticas y accesibles del Himalaya se encuentran aquí. Con senderos escarpados hacia el Everest, los Annapurnas o el Manaslu. 

Es el lugar del mundo donde podremos caminar durante días, incluso semanas, en un increíble paisaje de montaña y podremos alojarnos en los muchísimos pueblos a lo largo de nuestro camino. También podremos hacer rafting por algún rio nepalí rugiente y vivo como ningún otro, bungee jumping, escalada o kayak. También el ciclismo de montaña ofrece una oportunidad para adentrarnos en paisajes espectaculares.

Hay quienes prefieren visitar Nepal a un ritmo más sosegado y tranquilo, admirando los diferentes picos del Himalaya o paseando por las plazas medievales de Katmandú, Patán y Bhaktapur. Incluso después del terremoto de 2015, Nepal sigue siendo una potencia cultural, el Valle de Katmandú, en particular, ofrece un conjunto de palacios, santuarios ocultos y arte en los templos de inconmensurable belleza.
Al sur de las montañas de Nepal se encuentra algo completamente diferente: una cadena de parques nacionales salvajes, donde los amantes de la naturaleza exploran las copas de los árboles subtropicales en busca de especies de aves exóticas y descubrir las selvas en busca de rinocerontes, tigres y cocodrilos

Al sur de las montañas de Nepal se encuentra algo completamente diferente: una cadena de parques nacionales salvajes, donde los amantes de la naturaleza exploran las copas de los árboles subtropicales en busca de especies de aves exóticas y descubrir las selvas en busca de rinocerontes, tigres y cocodrilos.

Atrás

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies